El Cava, un vino espumoso de calidad con Denominación de Origen de larga tradición y personalidad única, elaborado en la Comunidad de Cataluña donde se produce el 99%. Elegante y versátil, sus preciadas burbujas, obtenidas mediante el Método Tradicional de segunda fermentación y crianza en la misma botella, constituyen hoy en día un referente de calidad dentro y fuera de las fronteras Españolas.

Los Cavas se clasifican en función de diferentes criterios, atendiendo a las variedades de uva empleadas, al contenido de azúcar y la crianza.
Las uvas más habituales entre las permitidas son la parellada, macabeo y xarel·lo, a las que habría que añadir en los últimos años las francesas chardonnay y pinot noir.


El cava puede ser dulce (+ 50 g/l), semi-seco (32 – 50 g/l), seco (17 – 32 g/l), extra-seco (12 – 17 g/l), brut (-12 g/l), extra brut y brut nature(- 3 g/l y sin adición de azúcar), palabras que sirven para el nivel de dulzor del vino. Generalmente, los grandes cavas pertenecen a las tres últimas categorías.

La duración del proceso de elaboración del cava, que comprende, desde el momento del tiraje hasta el degüelle, es como mínimo de 9 meses y podemos distinguir tres categorías según su crianza: cava  a partir de 9 meses, cava reserva a partir de 15 meses y cava gran reserva a partir de 30 meses.